¿Sabes que llevas años aplicándote mal la crema solar?

Belleza y Cosmética: Trucos y consejos

      Belleza y Cosmética    
aplicar crema solar

Según el estudio CinfaSalud sobre la percepción y hábitos de salud de la población española en torno a la fotoprotección, únicamente el 2,5% de los españoles se aplica correctamente la crema solar. Así es, la mayoría usa menos cantidad de la necesaria o deja zonas sin proteger (como las orejas, el cuello, los párpados…). Y esto, es un problema muy grave para la piel.

Debemos tener en cuenta que el sol es el primer causante de melanoma, el tipo de tumor cutáneo más peligroso. Por todo esto resulta tan importante el uso de fotoprotección tanto en verano como durante el resto del año. A continuación, te explicamos cómo debes usarlo correctamente para que tu piel esté completamente protegida del sol.

Cómo usar correctamente el fotoprotector

  1. Aplícalo antes de salir de casa. Debemos aplicarnos el protector solar, al menos, 30 minutos antes de la exposición, ya que es el tiempo que tardan los filtros químicos en actuar (entre 20 y 30 minutos). Por este motivo, póntelo en casa, antes de irte a la piscina, a la playa o simplemente a dar un paseo.
  2. ¿Qué cantidad debemos aplicarnos? La cantidad de fotoprotector adecuada es de 2 mg/cm2, es decir, unos 30 ml en cada aplicación. Esto equivaldría a una moneda de 2 euros en la cara y en el cuello y en el resto del cuerpo a un vaso de chupito. Para que nos hagamos una idea, si una crema solar tiene 200 ml, como ésta de Isdin, nos debería servir para 8-10 aplicaciones.
  3. Extiéndelo de forma uniforme. Si el fotoprotector lleva filtros físicos, como el óxido de zinc y el dióxido de titanio, nos permitirá ver dónde se ha aplicado la crema, ya que este tipo de compuestos dejan un acabado blanquecino. Pero, si en cambio lleva filtros químicos, tendrás que tener más cuidado en las zonas donde no lo has aplicado, ya que éstos suelen ser invisibles. NO olvides ponerte crema solar en: las orejas, la nuca, el dorso de las manos, las ingles, el interior de las rodillas y sobre en el empeine de los pies. Son zonas que frecuentemente nos olvidamos y que se queman con gran facilidad.
  4. ¿Cada cuánto debemos aplicarnos la crema solar? Si seguimos expuestos al sol, debemos renovar la aplicación pasadas 2 horas o después de bañarnos, hayan pasado o no las 2 horas. Aunque utilices un fotoprotector waterproof debes volver a aplicarlo después de salir del agua si te has dado un chapuzón ya que pierde eficacia al absorber la radiación, y el sudor y el roce con la toalla arrastran parte del producto.
  5. Primero va la crema facial diaria y luego el fotoprotector. Lo último que se debe hacer en el rostro es aplicarse la protección solar para que realice el efecto pantalla y proteja la piel de la radiación. Si lo hacemos al revés, la crema hidratante bloquea la función del fotoprotector. Así que recuerda, primero crema hidratante y después protector solar.
  6. ¿Y si te maquillas? Puedes sustituir la base de maquillaje por un fotoprotector con color, como éste de Isdin (que más de moda no puede estar) o por unos polvos compactos, como éstos de Heliocare con una protección facial alta, que se aplican fácilmente con una esponjita.
  7. No es aconsejable ponerse antimosquitos y fotoprotector a la vez. Algunos estudios han visto que los productos repelentes de insectos llevan un componente natural (DEET) que podrían degradar el factor de protección de las cremas solares. Si por algún casual tienes que aplicarte los dos, primero ponte el protector, déjalo actuar 20 minutos y después, aplica el repelente.
  8. Protégete del sol siempre, vayas donde vayas, aunque esté nublado o aunque estés debajo de la sombrilla, haga viento o incluso si ya tienes la piel morena, no debes descuidar aplicar la crema solar, ya que el bronceado, aunque evita que te quemes, no te protege frente a los rayos UVB ni bloquea los efectos de las radiaciones UVA y los rayos infrarrojos.

Y ahora dinos, del 1 al 10, ¿cómo de bien te aplicabas tu protector solar?

¡Cuida tu piel y disfruta del verano!

otros productos recomendados

Valoración post

(3 votes, average: 4,00 out of 5)
Cargando…

Hay 4 comentarios

  • Buenas, oí en la radio que lo que llevo haciendo más de 20 años ya no es así. Es decir, siempre me he aplicado el protector media hora antes de salir a la calle, como indican en el artículo. Pero habían dicho que esto ya no es así, que habían demostrado en un estudio (no recuerdo qué Universidad o centro) que ya eran efectivos a partir de los 5 minutos de haberlos puesto. ¿Pueden contrarrestar de forma científica esto?

    • ¡Hola Ana!

      Hasta que no haya información más contrastada y unánime sobre este modo de aplicación, los profesionales nos seguimos remitiendo a las guías y protocolos consensuados 🙂 Seguiría recomendando aplicar el fotoprotector tópico un mínimo de media hora antes de la exposición solar. Así, garantizamos que lo hemos aplicado de manera más uniforme y bien repartida, sin las prisas del momento. Y ya estamos protegidos desde el primer segundo. ¡Un saludo y feliz verano!

  • La teoría está muy bien. El bote trae 200 ml. Debe durar para 8/10 veces. Si vamos a la piscina o playa una familia de 4 personas, entramos y salimos del agua mil veces, reaplicamos el protector todas las veces que salimos, o cada dos horas… Eso nos lleva a gastar más de 1 bote diario por persona en un solo día de piscina. más de 4 botes al día. Y si estamos de vacaciones en la playa… más de dos botes diarios por persona, más de 8 botes.
    Ni que decir de los protectores faciales que traen 50 ml.
    Contando el día a día, semanas, al mes… ¡Pues no hay economía doméstica que lo soporte!. Bueno, sí: puede que los millonarios.
    Yo y mi familia usamos protector todos los días, en invierno y en verano. Y reaplicamos varias veces al día pero sin llegar a esos extremos que indica el artículo. Más que nada porque no podemos pagarlo. La otra solución sería cubrirnos con una sábana de arriba a abajo para salir a la calle.

    • Hola Cristina,

      Las recomendaciones de este estudio, sobre todo, están pensadas para cuando nos sometemos a una exposición solar más intensiva (típicamente, en vacaciones). Y es cierto que los fotoprotectores tópicos están diseñados en base a estos parámetros. Lo dicen los expertos. Cuanto más nos alejemos de la frecuencia de aplicación óptima o cantidad de producto, menor protección obtenemos. Pero hay un aspecto muy importante que no siempre tenemos en cuenta: la medidas o hábitos diarios de fotoprotección. No siempre los tenemos presentes y son útiles: lo ideal, sería evitar la exposición al sol en las horas centrales del día o exponderse de manera muy moderada (de 12h a 16h). Permanecer bajo una sombra cuando no tomamos el baño, utilizar gorro o sombrero, gafas de sol y tejidos diseñados para minimizar la exposición, también son medidas muy recomendables. El sentido común, ante todo, es la mejor guía. No se trata de evitar completamente el sol, pero sí adquirir pequeños hábitos para que nuestra piel no está tan expuesta (sobre todo, en las peores horas…). El resto del año o para la exposición diaria en ámbito urbano, no necesitaremos un uso tan intensivo de fotoprotectores tópicos 😉 ¡Un abrazo!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    He leído y acepto las condiciones generales de uso y la política de privacidad

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    consulta farmacéutica
    Pregunta a nuestro farmacéutico de manera anónima y gratuita

    Haz una pregunta

    Te recomendamos buscar tu consulta porque es posible que ya esté resuelta

    Haz una pregunta

    Correo electrónico (No será publicado)
    Te enviaremos un mail cuando contestemos tu pregunta

    Título pregunta

    ¿Cuál es tu pregunta?
    Puedes escribir tu nombre al final de tu pregunta (es opcional)